Cómo afecta el cigarrillo a la salud de nuestra piel 

Cómo afecta el cigarrillo a la salud de nuestra piel 

 

La mayoría de nosotras está al tanto de los graves daños que el tabaco puede provocar en nuestra salud, al ser uno de los principales factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares y pulmonares, entre otras. Pero lo que no es tan conocido es que también tiene consecuencias directas en la piel. He aquí algunos de sus efectos más visibles:

Deshidratación: el humo y los componentes químicos del tabaco provocan que la piel se reseque, y contribuyen a disminuir la cantidad de flujo sanguíneo que llega a la misma, esto genera a su vez una apariencia pálida debido a la merma de nutrientes y oxígeno que desmejoran notablemente el aspecto de la piel.

Cicatrización: el cigarrillo hace que las personas fumadoras tengan una cicatrización mucho más lenta y menos efectiva.

Arrugas de fumador: los típicos gestos que realizan los fumadores, como contraer los labios al inhalar el humo del cigarrillo y entrecerrar los ojos para evitar que el humo entre en ellos, van marcando líneas de expresión en el rostro que rápidamente se convierten en arrugas profundas.

Pérdida de elasticidad: los componentes del  tabaco provocan la rotura del colágeno natural de la piel y merman su producción, esto provoca una pérdida de elasticidad que hace que las arrugas se presenten de forma prematura.

Para cuidar nuestra piel es fundamental tener en cuenta otras precauciones y medidas, como protegerla del sol usando protector solar incluso en días nublados e hidratarla de forma diaria con una crema antiarrugas con Ácido Hialurónico, un componente que ayuda a reparar la piel desde el interior, reconstituyendo la pérdida de colágeno y elastina.

Además, es importante recordar que la mayoría de los efectos del tabaco sobre la piel son reversibles, por lo que nunca es tarde para dejar de fumar.

Suscribite al newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo

The subscriber's email address.