¿Cómo elegir el mejor protector solar para los chicos?

¿Cómo elegir el mejor protector solar para los chicos?

 

Las cremas solares fabricadas especialmente para lactantes, bebés o niños pequeños suelen contener las mismas sustancias protectoras que se usan para los adultos, pero a diferencia de estas últimas, no contienen perfumes y sus fórmulas son mucho más suaves para evitar reacciones en las pieles más sensibles de los pequeños.

Si bien su uso en niños pequeños es seguro, no se recomienda comenzar a utilizarlo antes de que los bebés cumplan los 12 meses de edad, ya que pueden resultar irritantes debido a las características sensibles de su piel. Además, es recomendable utilizar factores de protección solar altos, ya que la piel de los niños, al poseer menos melanina es más sensible que la de los adultos a las radiaciones solares y tiene menos mecanismos de defensa.

Si bien tomar sol con moderación es beneficioso, es importante no exponer a los niños y bebés en exceso y, sobre todo, evitar las horas centrales del día (entre las 11hs y las 16hs). Los protectores solares de mayor cobertura para la piel son los denominados “de amplio espectro". Esto quiere decir que bloquean tanto los rayos UVA, como los UVB.

En niños pequeños conviene usar un FPS (Factor de Protección Solar) de 50 y nunca un índice inferior a 15. Las cremas, que contienen en su composición agentes hidratantes, son los protectores solares más indicados para los bebés y los niños. Por el contrario, las soluciones alcohólicas, presentes en lociones y geles, tienen un efecto secante que conviene evitar en la piel de los más pequeños.

Además, existen líneas de protectores infantiles especialmente diseñadas para la delicada piel de bebés y niños, libres de perfumes y colorantes, hipoalergénicos y resistentes al agua, que son siempre la elección más adecuada para los ellos, ya que están pensados para que su efecto no desaparezca después de un chapuzón o cuando transpiran al realizar actividad física. Sin embargo, es importante reaplicar el producto frecuentemente para mantener la protección.

Por último, siempre conviene realizar una consulta con nuestro pediatra de confianza para despejar cualquier duda que tengamos sobre el cuidado de la piel de los más chiquitos. Prestando atención a estos consejos, podremos disfrutar del verano y del sol junto a ellos sin preocupaciones.

Suscribite al newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo

The subscriber's email address.