¿Cómo prevenir los golpes de calor en verano?

¿Cómo prevenir los golpes de calor en verano?

 

Con la llegada del verano, la subida de las temperaturas puede resultar perjudicial para la salud. Por eso es importante tener mucho cuidado y cuidar a nuestros seres queridos para evitar los golpes de calor. En concreto, el golpe de calor se produce cuando la temperatura corporal sube por encima de los 40 grados.

La temperatura normal de nuestro organismo suele ser de unos 36 grados y medio, y el cuerpo dispone de diversas medidas naturales para controlarla, entre ellas, el sudor. Pero cuando quedamos expuestos a temperaturas demasiado elevadas, puede ser muy sencillo sufrir una insolación. Las personas más propensas a padecerla son los niños y los mayores de 65 años.

Los síntomas a tener en cuenta incluyen: dolor de cabeza, vértigo, náuseas, confusión, piel enrojecida, caliente y seca, respiración y pulso débil, elevada temperatura corporal (entre 41 y 42 grados centígrados y convulsiones o pérdida de conciencia). Ante este escenario es importante trasladar al afectado a la sombra, a un lugar fresco y tranquilo, hacer que mantenga la cabeza en alto e intentar refrescarlo mojándole la ropa y aplicándole hielo sobre la cabeza, darle de beber agua fresca y solicitar ayuda médica.

También debemos tener en cuenta que para prevenir el golpe de calor es fundamental:

·         No exponerse al sol entre las 11 y las 16 horas.

·         Utilizar siempre protector solar y aplicarlo 30 minutos antes de la exposición. Además, es importante recordar que los niños y bebés necesitan protectores solares específicos.

·         Protegerse del sol usando sombrero y lentes de sol con protección UV.

·         Buscar sombra bajo un árbol, techo o sombrilla.

Siguiendo estos cuidados podremos disfrutar de un verano en familia sin preocupaciones. 

Suscribite al newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo

The subscriber's email address.