El poder antioxidante del jengibre para la piel

El poder antioxidante del jengibre para la piel

 

La palabra jengibre  significa "forma de cuerno", es originario del sur de Asia y de uso muy habitual en el Reino Unido, África y México.
Su cultivo es muy antiguo, especialmente en China y Europa dado que fue conocido desde la antigüedad por griegos y romanos. En nuestro país, crece en condiciones de cultivo en las zonas tropicales, como la provincia de Misiones.

Si bien su uso más reconocido tiene que ver con la gastronomía y las especias, su historia medicinal es amplia, debido a sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

Su poder antioxidante, comparable al de la Vitamina E, reside en su capacidad de inhibir la formación de los radicales libres que causan los daños a nuestras células, entre éstas, las de la piel. Esta acción se produce gracias a los gingeroles que evitan la producción de óxido nítrico, la forma más reactiva y dañina de las moléculas de nitrógeno.

Como con otro tipo de antioxidantes, su aplicación de forma tópica, a través de su incorporación en las fórmulas de cremas corporales, ayuda a detener el envejecimiento prematuro y transformar la calidad de la piel.

 Aprovechá todas las propiedades de esta planta milenaria en tu piel.

Suscribite al newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo

The subscriber's email address.