4 Agentes externos que deshidratan la piel en verano

4 Agentes externos que deshidratan la piel en verano

Nada como el verano para disfrutar de largas caminatas por la playa, refrescarnos en la piscina, broncearnos bajo los rayos del sol y sacar a relucir nuestras prendas veraniegas preferidas. Pero si queremos aprovechar de todas las bondades de esta hermosa estación sin preocupaciones, debemos resguardar nuestra piel de los agentes externos que pueden conspirar contra su salud y belleza natural.

Deshidratación, irritaciones, manchas, quemaduras y envejecimiento prematuro son solo algunos de los síntomas que el verano puede traer consigo si no adquirimos los hábitos necesarios para contrarrestarlos. He aquí algunos consejos para prevenir y combatir las causas que pueden dañar nuestra piel:

1. Aire acondicionado: ya sea en nuestro hogar, en la oficina o en el transporte público, y tal como sucede con la calefacción durante el invierno, el aire acondicionado reduce la humedad del ambiente provocando que las células cutáneas se resequen y nuestra piel quede mucho más expuesta a otros agentes dañinos. De hecho, estas células están compuestas en un 70% por agua, así que son un blanco fácil para el aire acondicionado. Por eso, es importante que todas las mañanas después de bañarnos, apliquemos sobre nuestra piel una crema corporal con Vitamina A, que ayude a rehidratarla y le devuelva su suavidad natural.

2. Cloro: cuando el calor azota, no hay nada más tentador que un chapuzón en la pileta. Sin embargo, es importante saber que el cloro que contiene puede eliminar la barrera protectora de la piel generando irritación y deshidratación. Para contrarrestar su efecto es conveniente ducharnos inmediatamente después de salir de la piscina para eliminar los rastros de cloro del cuerpo.

3. Sol: es el rey del verano pero si nos exponemos a sus rayos UV sin protección solar estamos condenando a nuestra piel a la deshidratación, la aparición de manchas y de arrugas prematuras. Sin la protección adecuada, el sol puede dañar las células cutáneas, el colágeno y la elastina que mantienen la piel tersa, suave y luminosa. Así que antes de exponerte a él, recordá aplicar una capa de protector solar sobre tu piel.

4. Falta de agua: especialmente durante las tan comunes olas de calor es imprescindible que bebamos agua para reponer los fluidos de nuestro cuerpo. Según los expertos, son necesarios entre 8 y 12 vasos de agua diarios. Tu piel y todo tu organismo, te lo van a agradecer.

 

Suscribite al newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo

The subscriber's email address.