Factores internos y externos que influyen sobre la salud de la piel

Factores internos y externos que influyen sobre la salud de la piel

Existen muchos factores, internos y externos, que pueden afectar al estado de la piel e influir en su aspecto y en sus sensaciones.
Si bien algunos de estos factores son propios de nuestra genética, y no hay mucho que podamos hacer para modificarlos; sí podemos influir en muchos otros, para proteger la piel y ayudar a conservarla saludable y lozana durante más tiempo.

Factores internos (endógenos)

Entre estos se destacan la genética y las hormonas:

La genética de una persona determina su tipo de piel (normal, seca, grasa o mixta) y afecta al estado general de la piel. Entre otras cosas, determina el envejecimiento biológico de la piel influenciado por la reducción de la regeneración y la renovación celular, la disminución de las secreciones de las glándulas sebáceas y sudoríparas, y la degeneración del tejido conectivo y las fibras elásticas.

Las hormonas y los cambios en sus niveles también pueden ejercer un impacto significativo sobre la piel. Desde la generación de acné durante la pubertad, la mayor producción de melanina en el embarazo, hasta la aceleración del proceso biológico de envejecimiento, especialmente después de la menopausia debido a la merma en los niveles de estrógenos.

Factores externos (exógenos)

Los factores externos que influyen en la salud de la piel están determinados por el entorno que nos rodea, por nuestra salud en general y por las opciones que elegimos en nuestro estilo de vida.

Radiación UVA: Los radicales libres son moléculas agresivas responsables del proceso de oxidación de los tejidos corporales que provocan daños en la piel. Estos radicales libres son generados principalmente por los rayos del sol  Por eso es recomendable utilizar protector solar durante todas las épocas del año.

Temperatura: Las temperaturas extremas y la velocidad de cambio entre ellas ejercen un impacto sobre la salud de la piel, deshidratándola y resecándola.

Nutrición: Una dieta equilibrada ayudará a mantener la salud de la piel. Se recomienda el consumo de alimentos ricos en Vitamina A, C y E, nutrientes esenciales para la salud de la piel utilizados en las fórmulas de las mejores cremas antiage.

Por último, los hábitos saludables que benefician a nuestra piel incluyen: realizar ejercicio en forma regular, tener un descanso prolongado y reparador por las noches, que brinde a las células la posibilidad de regenerarse; y evitar el tabaco, el estrés y el exceso de alcohol.

 

Suscribite al newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo

The subscriber's email address.