Hidratar y refrescar

Hidratar y refrescar

 

Durante el verano, el calor puede convertirse en nuestro peor enemigo, haciéndonos sentir cansadas, pegajosas y deshidratadas. Si estamos en la playa o cerca de una pileta, un chapuzón puede ayudarnos a sobrellevar las altas temperaturas. Pero, ¿qué pasa cuando tenemos que convivir con el calor en la calle, la oficina o los medios de transporte?

A continuación, te damos algunos tips para no desfallecer y sentirte fresca a toda hora:

En primer lugar, y aunque suene redundante, debemos evitar exponernos al sol durante las horas de mayor radiación (entre las 11 y las 16 hs.). Además, siempre es conveniente aplicar protector solar sobre la piel que queda expuesta, para evitar las incómodas quemaduras y el envejecimiento prematuro.

Para combatir la deshidratación, podemos recurrir a “remedios naturales” como el agua, los tés helados, las frutas y, ¿por qué no?, los helados de agua. Durante esta época del año, debemos asegurarnos más que nunca el consumo de líquidos.

En cuanto a la hidratación de la piel, existen emulsiones con fragancias cítricas que no solo mantienen la piel humectada, sino que brindan una sensación de frescura y vitalidad.
Tanto si vas a la playa, como si te quedás en la ciudad, aplicalas después de una ducha con agua templada y sentí cómo sus aromas te llenan de energía para afrontar con todo el calor del verano.  

Tené en cuenta estos consejos y disfrutá de todos los beneficios del verano.

Suscribite al newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo

The subscriber's email address.