¿Qué edad refleja la piel de nuestro rostro?

¿Qué edad refleja la piel de nuestro rostro?

La piel del rostro es un reflejo de nuestra historia de vida: arrugas, líneas de expresión, luminosidad, falta de hidratación, manchas, cicatrices, son resultado de factores internos y externos que se conjugan y traducen en una piel más o menos saludable.

Pero en ocasiones, el estado de nuestro cutis no representa la edad que realmente tenemos. Esto se debe a que lo descuidamos, pasamos por alto protegerlo del sol, no lo hidratamos como deberíamos, no le brindamos los nutrientes que necesita a través de la alimentación y pretendemos que se mantenga radiante por arte de magia. Estos descuidos hacen que eventualmente, comiencen a aparecer en nuestro rostro marcas evidentes de nuestra desatención: resequedad, líneas de expresión alrededor de los ojos y labios, manchas y pecas.

Los factores internos que pueden influir en este resultado incluyen: la genética y los cambios hormonales de la adolescencia y el embarazo. Mientras que los factores externos tienen que ver con el clima, nuestro estilo de vida, la contaminación, la calidad de nuestra alimentación, la higiene y, sobre todo, los cuidados que le brindamos a nuestra piel.

Los hábitos saludables benefician la salud de la piel del rostro: una vida libre de factores tóxicos, con bajo nivel de estrés, en la que se realice actividad física regular y se mantenga una alimentación variada y equilibrada que incluya frutas frescas y secas, verduras, carnes variadas y abundante líquido, es esencial para mantenerla saludable y radiante.

También es fundamental mantener una correcta rutina de higiene, removiendo el maquillaje y aplicando nuestra crema antiage a diario para que la piel reciba la hidratación necesaria para restablecer su elasticidad natural y protegerla de las agresiones diarias del medio ambiente. 

Las zonas más sensibles del rostro, como la del contorno de ojos, requiere de cuidados específicos, con productos especialmente diseñados para no irritar y componentes como el Silanol, que contribuyan a devolverle un tono uniforme, atenuando las ojeras y devolviéndole a la piel su hidratación y flexibilidad natural.

De esta forma, lograremos acortar la brecha que existe entre nuestra edad real y la que nuestra piel aparenta.

 

Suscribite al newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo

The subscriber's email address.