Secretos para aplicar nuestro autobronceante y quedar divinas

Secretos para aplicar nuestro autobronceante y quedar divinas

 

Si estuviste todo el año trabajando, estudiando o llevando a los chicos de una clase a otra, puede que el verano te haya sorprendido pálida como un fantasma. Una blancura que, lejos de disimular las imperfecciones (celulitis, estrías, arañitas, etc., etc., etc.), parece resaltarlas. Por suerte, quienes no tuvimos tiempo o lugar para tirarnos a tomar sol, contamos con un aliado ideal: el autobronceante.

Pero, ¡ojo! Porque si bien se trata de una tarea simple, su aplicación tiene sus secretos para que la piel luzca dorada y radiante:

  • Antes de comenzar, EXFOLIAR: ya sea mediante el uso de guantes, esponjas vegetales, jabones o geles exfoliantes. El mejor momento es durante la ducha.
  • La depilación, 1 DÍA ANTES: no importa el método que uses, si lo hacés después es probable que el color disminuya drásticamente.
  • Piel limpia y seca: sin presencia de cremas ni perfumes que puedan alterar el color.
  • En el rostro: es recomendable aplicarlo utilizando un algodón para luego esparcirlo. Así se logra un tono mucho más natural.
  • Rodillas y codos: al tratarse de áreas donde la piel es mucho más gruesa,  desarrolla mayor coloración. Es conveniente utilizar menos cantidad en estas zonas.
  • Al terminar: lavá tus manos con agua y jabón, para evitar que las palmas queden manchadas.
  • Dejá secar bien antes de vestirte: una vez seco se pueden usar desodorantes, perfumes o maquillaje. Espera al menos 15 minutos antes de vestirte. Durante las siguientes tres horas, evitá hacer deporte u otra actividad que te haga transpirar.

Ahora que sabés cómo aplicarlo, ¡lucí un color dorado envidiable, sin esfuerzos!

Suscribite al newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo

The subscriber's email address.