Cuidar nuestra piel es una tarea que requiere un esfuerzo constante para obtener buenos resultados. Por suerte, existen ciertas claves que pueden contribuir a que lucir una piel saludable, tersa y radiante, sea mucho más simple. A continuación repasamos los Sí y los NO de su cuidado diario:

  • SÍ a la constancia: Usar nuestra crema antiarrugas durante un par de días, o cambiar constantemente de productos sin ninguna lógica puede terminar siendo contraproducente. Lo ideal es buscar la crema que mejor se adecúe a las necesidades de nuestra piel e incorporarla a nuestra rutina de belleza diaria.
  • SÍ al protector solar: Los rayos UV son responsables directos del envejecimiento prematuro de la piel, por eso es imprescindible proteger nuestra piel tanto en días de mucho sol, como durante los días nublados.
  • NO al cigarrillo: La Academia Americana de Dermatología advierte que las personas que fuman exponen su piel a toxinas que pueden acelerar los efectos del envejecimiento, ya que la nicotina provoca que los vasos sanguíneos se contraigan, privando a la piel de oxígeno y nutrientes.
  • Sí a la hidratación: Tanto por dentro como por fuera. Es fundamental ingerir mucha agua a lo largo de todo el día, en especial cuando consumimos mucha cafeína o alcohol, que tienden a resecar la piel. Además, debemos utilizar cremas con Ácido Hialurónico, un componente capaz de retener el agua en la piel.
  • NO a la exageración: Exfoliar la piel muy seguido o con productos agresivos, puede comprometer la barrera hidrolipídica que la protege, volviéndola más susceptible al daño. A su vez, exagerar con la cantidad de crema hidratante puede obstruir los poros, generando grasitud y acné.

En definitiva, las claves pasan por ser constante, protegerla de los agentes externos y mantenerla siempre hidratada. Esto garantizará un mejor futuro para nuestra piel.