El contorno de ojos es un producto que puede cambiar completamente el aspecto de nuestra mirada. Pero existen varias creencias equivocadas acerca de su uso que es necesario desterrar por completo para poder aprovechar al máximo todos sus beneficios. A continuación, repasamos las más comunes:

Es para mujeres de más de 50 años Mito

La edad recomendada para comenzar a usarlo es alrededor de los 30. Esto es así porque, al tratarse de una zona donde la piel es mucho más fina que en la del resto del rostro, se deshidrata con mayor facilidad, y es donde antes comienzan a notarse los signos del paso del tiempo (como las patas de gallo o las ojeras).

Sirve para atenuar las ojeras Verdad (aunque no todos)

En este punto es importante tener en cuenta cómo está conformada nuestra crema para el contorno de ojos. Existen algunos productos que incorporan ingredientes como el Bisabolol a sus fórmulas. Este principio activo posee efectos antiinflamatorios y suavizantes que desinflaman la zona, reduciendo así la apariencia de las ojeras.

Hay que frotar las ojeras para deshacerse de ellas Mito (y contraproducente)

Al tratarse de una zona donde la piel es tan delicada, debemos tratarla con mucho cuidado para no dañar los capilares que se encuentran debajo. Por eso es que siempre se recomienda aplicar la crema para contorno de ojos con la yema de los dedos anulares que son los que menos fuerza ejercen sobre la zona.

Los masajes faciales ayudan a atenuar las ojeras y arrugas Verdad

Siempre que los realicemos de forma suave para no estirar demasiado la piel, los masajes faciales son una gran forma de drenar la zona de las ojeras. Además, si aplicamos nuestra crema desde adentro hacia afuera, ayudaremos a favorecer la elasticidad de la piel.

Como siempre, conocer más sobre las características de nuestra piel, nos permitirá cuidarla de la mejor manera para que luzca radiante.