Uno de los principales problemas a los que nos enfrenta el confinamiento es la falta de sol. Y es que recibir sus rayos en su justa medida y con protección solar (¡Siempre!) es fundamental para que nuestro cuerpo sintetice la vitamina D. Este nutriente no solo interviene en la salud de nuestros sistemas óseo e inmunológico, sino que además es de vital importancia para mantener un buen estado de ánimo.

He aquí 3 recomendaciones para contrarrestar los efectos de la falta de sol:

1) Exponerse al menos 15 minutos al día: los especialistas recomiendan que quienes no cuentan con balcón o terraza, salgan al menos 15 minutos al día evitando las horas más fuertes (entre las 10 y las 16). Se puede aprovechar el momento de hacer las compras o cuando se sale a pasear con las mascotas para recibir todos los beneficios del sol.

2) Incorporar vitamina D a la dieta: es importante mantener una dieta rica en frutas, verduras y legumbres, incorporando pescados grasos (como el atún, el salmón o las sardinas), huevos, carnes rojas y lácteos fortificados para obtener una buena fuente de vitamina D.

3) Usar autobronceantes: especialmente ahora que se acerca la primavera, los autobronceantes son una buena alternativa para quienes desean dejar atrás la apariencia pálida del confinamiento. Es importante realizar una buena exfoliación de la piel antes de aplicar la crema para que la piel la absorba mejor y el color luzca más parejo.

De esta forma podremos obtener todos los beneficios del sol más allá de la cuarentena.