La zona que rodea nuestros ojos cuenta con la piel más delgada y sensible de todo el cuerpo.
Por eso, debemos asegurarnos de protegerla tanto, o más que al resto, de la acción de los
rayos UV. Los mejores aliados para cumplir esta función son 3: los lentes de sol, el protector
solar y la crema específica para el contorno de ojos.

Al tratarse de una zona tan cercana al globo ocular, las cremas que apliquemos allí no deben
tener componentes que puedan irritarlo. Los mejores productos para el contorno de ojos
suelen contar con filtros solares UVA y UVB que contribuyen a su protección y previenen la
formación de las famosas “patas de gallo”.

Además, poseen ingredientes como el Ácido Hialurónico, que hidrata y que colabora en la producción
de colágeno y ayuda a reafirmar la piel.

Para aplicar este producto es imprescindible hacerlo de forma delicada, utilizando las yemas
de los dedos anulares para que se absorba mediante suaves golpecitos en todo el contorno,
incluyendo el párpado superior, y evitando arrastrar la piel tan sensible de esta zona.

Los lentes de sol, por su parte, son esenciales para proteger no solo la parte externa del ojo
sino que previenen enfermedades de la vista y evitan el deterioro de la retina. Por último, es
importante recordar que el mejor tratamiento contra el envejecimiento prematuro de la
dermis es la protección solar y debe aplicarse durante todo el año, y no solo en verano.